A pesar de toda la tecnología que podamos tener alrededor, es imprescindible llevar a físico documentos o fotografías, para cumplir con cualquier tipo de responsabilidad adquirida, allí es donde brilla la impresión digital, que logra hacerlo realidad a bajo costo y en solo segundos, siendo un negocio redondo para emprendedores de la industria reprográfica. Como todo procedimiento, tiene sus desventajas, pero siempre resulta de gran provecho tener una herramienta adicional para nuestros trabajos de papelería, que se necesita ser muy eficiente.

¿Por qué emplear este procedimiento?

Todos conocemos que hay muchos tipos de impresión, que dependen de la máquina que se use y del tipo de tinta, que es la responsable del resultado. Por ejemplo, hay una llamada “Offset” que sale extremadamente costosa, porque usa una tinta muy densa y que por ende amerita mayor cantidad para terminar un trabajo con total profesionalismo. Al contrario funciona la impresión digital, que es práctica, se necesitan solo segundos y se logra un proyecto pulcro, siendo la mejor opción para pequeños negocios que no necesiten gran tiraje e impresiones en un hogar, donde se hagan pequeños trabajos de escuela o empresariales, es algo domestico que quedara realmente impecable.

 

Los aspectos positivos de la impresión digital

  • El principal factor siempre es el tiempo, basta que confirmes tu documento para que este en el papel pasados unos segundos, pudiendo hacer modificaciones de último momento.
  • El gasto económico es menor que el de grandes impresoras, los cartuchos o el tóner se cambian ocasionalmente y no te dejaran sin dinero.
  • Al imprimir rápido, logras hacer rentable tu propio negocio o cumples con los tiempos establecidos, sin retrasos porque deban secarse.
  • Se trabaja con múltiples gamas de colores, no con todos, pero si hay mucho de lo cual elegir, se cumple con lo necesario.

 

¿Cuáles son las desventajas?

  • En muchas ocasiones vas a notar defectos en el momento de imprimir, desde bandas negras hasta alteraciones en los colores, pueden pasar a verse opacos.
  • No hay posibilidad de hacer grandes pendones o gigantografia, que amerita otra maquinaria y mucho más material, aumentando el costo total.
  • Usa solo gamas básicas de colores, pocas veces se logran tonalidades personalizadas en un trabajo y pueden tener variaciones en lo que se imprima.
  • Necesitaras llevar tus cartuchos o tóner a empresas encargadas de su llenado y en el peor de los casos comprarlos nuevos en el momento en que se vacíen.